6/01/2008

Más libros que vida...


Las últimas semanas han sido de gratas coincidencias y encuentros en lo literario.

Intercambié un café con Guillermo Barquero, de quien leo ahora "La Corona de Espinas", a ambos se nos mete la idea y estamos empujando para hacer un taller (prosa, dicen que los poetas ya tienen sus espacios). Guillermo también me cuenta de su proyecto con Luis Murillo y me entusiama.

Con Warren, el literófilo, intercabiamos letras en el chat de google, inquietudes similares, conclusión similar que con Guillermo, unión.

Vi a la Laura Fuentes, la de Cemeterio de Cucarachas, lee ella en una actividad y la gente aplaude y ríe con su ironía. Coincidimos en la necesidad de tomar un café.

Semanas atrás en La Buca veo a Chinchilla (para el resto del mundo Esteban, www.tierra-blanca.blogspot.com/) y de nuevo quedamos en que hay que hacer algo con la prosa y el relato.

Hablé con Chase para agradecerle su reseña de mi Cornelius (http://www.prensalibre.co.cr/2008/mayo/29/abanico10.php), tipo muy agradable. Y el congresista y compañero Sergio Alfaro escribió en la República diciendo "Todos somos Cornelius Brown".

En la librería de autores nacionales compro "La ruta de su evasión", ya que el enigma de la Gran Novela Perdida de C. Cortés me genera un curiosidad al estilo chisme, y de paso topo con "Las cosas que nunca te dije" de Heriberto Rodríguez. También topé con Durán Ayanegui, pero en carne y hueso, y me asegura que a su pesar, la UCR cerraría dentro de un año ese único espacio para los nuestros escritores (más de 4 mil títulos nacionales). Vislumbro que no solo nos tendremos que unir para compartir creación, sino también para amotinarnos.

De Colombia recibí "El Soñador" de Camilo Bogoya, bohemio amigo que espero también leer, pero como dice el título de esta entrada, es un tiempo cuando siento que hay más libros que vida o en realidad más libros que tiempo para leerlos. Por eso es tan importante el trabajo de reseña, como el que hacen murillo (www.depeupleur.blogspot.com/) barquero (sentenciasinutiles.blogspot.com) y literófilo (literofilia.ticoblogger.com/), para discernir pero principalmente para conocernos.

Tal vez vos que mirás estas letras sos uno más de nuestra generación, también escondido, esperando para emerger... tomémonos un día un café...


En la foto, Yolanda Oreamuno.

3 comentarios:

Literófilo dijo...

Bien lo dijiste Carlos, eso es lo importante, los pocos prosistas reunirnos, hacernos uno, y leernos, lo que tanta falta le hace a este paìs, y ahora con vos, esperemos que así sea seamos más, y que todo aquel que escriba prosa y quiera formar parte, sea bienvenido, el único requsito es ser primero que todo un buen lector. Un saludo y estamos ahí al pie del cañon.

Lau Fu dijo...

¡Hola Carlos! Un gusto encontrarnos por aquí. Me parece una idea buenísima si nos juntamos a inventar algo para la narrativa. Lo que contás de la EUCR me dejó sin habla, a ver si entendí: ¿van a cerrar la exposición permanente (la librería)?

Mich dijo...

Hola Viejo Loco!

Recuerdo que hace algunos años, en una Villa, me dijiste que hay que ser selectivo porque la vida es corta y no hay tiempo que perder por estar leyendo basura.

Fui el sábado a una librería (de esas que sólo tienen Coffee Tables Books, lo admito) y me acordé de tus palabras.

Por cierto, cambiando de tema, recomendaron a Cornelius en Perfil. Ahí te guardo un ejemplar.