6/15/2008

Mind the gap



"Entre los países desarrollados, los que tienen una mayor esperanza de vida son los más igualitarios, no los más ricos" afirma el inglés Richard Wilkinson en su libro Las Desigualdades Perjudican, en inglés con el título más sugestivo de Mind the Gap, apelando al llamado persistente de la voz del metro londinese que pide cuidado al descender hacia el andén para evitar que la gente se quede prensada en el hueco intermedio.

También dice Wilkinson: "Numerosos estudios nacionales e internacionales muestran que hay una fuerte tendencia a la alza en los índices de homicidios en los países donde se observa una mayor desigualdad".

No es esta una oda a igualitarismo, pero sí un llamado de antención a las sociedades, como la nuestra.

Nos tiene asustados el tema de la seguridad, para ello basta reparar en las prisiones de navajas afiladas y portones tras las cuales vivimos.

Pero no es solo un tema de más policías, más cárcel y más penas como esgrimen los reduccionistas. El tema tiene que ver con el conjunto de la sociedad y la economía.

No pretendo jugar de economista, pero gente más entendida como Jeffrey Sachs (en su libro El Fin de la Pobreza) argumenta, entre muchas cosas, que es vital la función del sector público para luchar contra la pobreza -y la desigualdad agregaría yo.

Sachs pone énfasis en 5 sectores: capital humano (salud, educación, alimentación), infraestructura (carreteras, energía, agua, conservación del medio ambiente), capital natural (conservación del medio ambiente, la biodiversidad y los ecosistemas) capital público institucional (administración pública, sistemas de justicia etc) capital intelectual (investigación científica en diversos campos).

Repaso estos rubros y siento con tristeza que en América Latina, y en el caso específico de Costa Rica, nos estamos pelando el culo como los grandes.

Le quitan el agua a la gente de Sardinal, no se invierte ni el 5% del PIB en educación, el gobierno prefiere las minas a cielo abierto que proteger los ecosistemas, crisis alimentaria y el Gobierno de sigue de brazos cruzados, la administración pública mantiene una pásima reputación entre una ciudadanía hastiada, en investigación tenemos un gran cero, etc. etc. etc.

En fin, Mind The Gap, porque el hueco de la desigualdad es el que podría matarnos.



Nota mental: reflexionar por qué la política como genero literario apesta...

4 comentarios:

Juan Murillo dijo...

Carlos, me intersó tu nota mental que pregunta por qué la literatura no es un buen género literario.

Aventuro la idea de que la politica es el trasiego en abstracciones, se dedica al comercio de intereses colectivos, se alimenta de teorías, se fundamenta en estadísticas. La literatura por otra parte, es más fuerte cuanto más se acerca a la historia particular de un individuo. Incluso para contar la historia de una colectividad se suele recurrir la historia de un personaje que de algún modo la represente.

Cuando pasamos de las generalizaciones a las particularidades ganamos la empatía del lector que entiende mejor la tragedia de otro hombre que las teorías económicas de que por qué algo esta bien o mal.

Un excelente ejemplo de una novela política que es gran literatura es, por supuesto, Murámonos Federico de Joaquín Gutierrez.

La política no es incompatible con la literatura, sólo que su mezcla requiere mucha pericia para no caer en el panfleto.

Warren/Literófilo dijo...

Es cierto, y nos seguira doliendo...

Heriberto dijo...

Se lo escuché a savater cuando vino a San José: " La sociedad más segura no es la más rica, sino la más justa".
Ahora, sobre el tema de la criminalidad en el país aunque ciertamente hay un importante componente social creo que no se debe dejar por lado la falta de de instrumentos cohercitivos que alejen de la sociedad a quienes no pueden convivir pacíficamente en ella, eso es imprescindible. Hay que atender los "incendios" de todo los días, no se puede llegar a una emergencia de este tipo a tratar de apagarla con charlas de prevención , por ejemplo, hay que atender el incendio y sus víctimas, castigar a los perpetradores y por supuesto atender los factores que causan las emergencias.
Un saludo Carlos.

silvia piranesi dijo...

es tiempo de ver "the whole picture", el panorama completo, y eso llevará a soluciones completas, íntegras, donde todo está relacionado.