3/08/2013

The Latin American Review of Books reseña Las Posesiones (versión en español)

Traicionado desde dentro

Por Gavin O'Toole
Traducción cortesía de Walter Calvo Canossa 

COVER Las posesiones Carlos Alvarado Quesada

2012, Uruk Editores
237 páginas



El autor costarricense Carlos Alvarado ha hecho un servicio histórica a sus vecinos de EE.UU.,que nos transporta a través del tiempo a la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno de su país detuvo a los ciudadanos con enlaces germánicos y desterró a muchos de ellos.

Porque esta es una historia que es a la vez poco contada en Costa Rica, y también se suprime en el propio EE.UU., en los libros de historia - una ironía dramática en un país donde es probable que los americanos alemanes, de hecho, constituyan el mayor grupo étnico. El tema es de clara relevancia contemporánea, dada la experiencia de los últimos tiempos de los musulmanes estadounidenses que se han visto en el extremo del reflejo defensivo de EE.UU.
Tal es la falta de conocimiento público acerca de esta historia en los EE.UU. que en 2005 se formó el grupo German American Internee Coalition por y para los alemanes de América Latina y los ciudadanos estadounidenses y residentes que fueron internados en los EE.UU. durante la guerra. Su objetivo es hacer públicas las políticas de Estados Unidos que llevaron a su internamiento, la repatriación y el intercambio de civiles de etnia alemana, tanto en los EE.UU. y América Latina.

Costa Rica no fue el único país de la región que participó activamente en la detención de personas vinculadas con los países del Eje bajo supervisión de EE.UU. y al mismo tiempo que existía un gran campo de concentración en San José, también fueron construidos campos de internamiento en Cuba, Nicaragua, Panamá y Colombia.

Sin embargo, el internamiento de los alemanes en Costa Rica bajo el progresista gobierno de Rafael Ángel Calderón – que también confiscó sus considerables activos, incluyendo las plantaciones de café y los activos bancarios - en última instancia, se produjo en un alto costo político, con la profundización de las divisiones que despertaron el levantamiento bajo José Figueres y la guerra civil breve pero sangrienta en 1948. De alguna manera, los costarricenses de ahora pueden tener mucho que agradecer a los alemanes- Figueres estableció el marco del Estado democrático y estable que ha distinguido a este país de sus vecinos en la actualidad.
En la novela de Alvarado se teje este episodio turbulento en la historia de su propio país a través de una historia moderna de descubrimiento, que involucra a dos protagonistas más bien corrientes que llegan a un acuerdo con sus propios problemas y juicios personales. Durante la guerra, Washington utilizó una variedad de métodos constitucionalmente cuestionables para controlar a los ciudadanos estadounidenses y residentes con un linaje que, para algunos, ponía sus credenciales patrióticas en duda. Estos incluyeron el internamiento, la deportación, las restricciones de viaje y el embargo de bienes.
Tal vez las historias más conocidas se han referido a los japoneses, pero pocos son conscientes de que 11.507 alemanes y alemanes-americanos fueron internados en los EE.UU. En las zonas donde los campos de concentración fueron emplazados - incluyendo Crystal City y Kenedy en Texas - persiste un código semi-oficial de silencio sobre lo que pasó.

El internamiento fue un hecho inevitable, pero desagradable, no obstante la guerra - también un claro incumplimiento de la mayoría de los convenios jurídicos internacionales y, en países como los EE.UU., podría decirse que fue en contra de los derechos constitucionales.

Sin embargo, no debemos olvidar que alemanes étnicos también fueron internados en Gran Bretaña y otros países aliados al estallido de la guerra, y también que los británicos han practicado el internamiento en tiempos más recientes - resultando fácil evitar hablar de la forma en que lo utilizó en Irlanda del Norte en la década de 1970 y agravada por el crimen maltratar a los detenidos y obligando a miles de familias católicas temerosas a huir a la República de Irlanda.
Alvarado nos lleva en un viaje de descubrimiento en el coste humano de la internación, poniendo de relieve la complicidad de América Latina en estos actos. Bajo presión de EE.UU., los gobiernos latinoamericanos arrestaron al menos a 8.500 personas con ascendencia germánica. Ellos envían alrededor de la mitad de ellos a los propios EE.UU., donde fueron internados, y envió a un número desconocido de Alemania - a cambio de muchos estadounidenses y latinoamericanos que se celebraba allí.
Las Posesiones cuenta la triste historia de Stefan Schmitz, el hijo costarricense de emigrantes alemanes que fue internado en San José durante la guerra y perdió todo como resultado - incluyendo el amor de su vida, Beatriz. Somos llevados a través de sus últimos años, torturado por la experiencia de Ana Rodríguez y Samuel, una pareja contemporánea que supo de su destino a través de cartas dadas a Ana, a la muerte de su padre biológico, Marcos Arias.

A través de estas cartas descubrimos la traición de Marcos a Stefan y de que le robó su amor, pero también cómo el internado nunca perdió la esperanza de recuperar su corazón mientras era tpasado de los campos de internamiento en Costa Rica a los EE.UU. y, finalmente, a una Alemania en ruinas. Se esfuerza por regresar a casa con el tiempo a reclamar su vida y muere solo y con el corazón roto. Descubrimos más tarde que dejó descendencia en Alemania y de los esfuerzos de su nieto con problemas, Gerhard, para saber más acerca de los recuerdos de la infancia que lo atormentan.
Las "posesiones" en el libro juegan una parte central en acto central de la trama - atestado en el testamento del difunto Marcos, cuyas posesiones mundanas eran, de hecho, en gran parte adquiridas a través de la traición a Stefan - además se hace una referencia más realista a los fantasmas del pasado que cobran vida en el presente, a través de los esfuerzos de Ana y Samuel para descubrir una historia de la que ahora forman parte.
Alvarado – un periodista – muestra con claridad un profundo interés en la historia de su propio país, y arroja luz sobre un período fascinante. Si el argumento a veces va a saltos y el lector tiene que trabajar duro para rearmar el rompecabezas, el autor escribe con un estilo claro y nítido que facilita enormemente la lectura. Ana y Samuel son irritantemente convencionales, aunque sus temperamentos son plausibles, pero la diatriba por el primo de Samuel, Moshé, que promueve una forma de relativismo moral al comparar el tratamiento a los alemanes étnicos con el dado a los judios luce artificial.
La historia de este período es mucho más compleja de lo que se sugiere a partir de un juicio simple de EE.UU. o de Europa sobre la manera ordinaria de comportarse de los costarricenses en este período.
En países como México y Argentina - a pesar de las corrientes políticas progresistas - hubo un considerable apoyo popular para las potencias del Eje. Lo que llevó a estos países a la guerra contra Alemania fue en muchos casos la política nacional e internacional de alto vuelo - y la poderosa presión de EE.UU. - y no el sentimiento popular.
Desde la distancia, y a través de sus cartas, sin embargo, la trágica determinación de Stefan de volver a casa - Costa Rica, que no Alemania – está en cada página y Beatriz, su amor en silencio, se convierte en la madre patria que añora con todo su corazón.
Es este sentimiento, y el sentimiento costarricense y real de la afrenta contra la tolerancia subyacente que caracteriza a este pequeño y muy especial país, el que se transmite en este libro.